Un modelo de ICC propio para Córdoba

La complejidad de definir los ecosistemas que forman las Industrias Culturales y Creativas (ICC)  y de delimitar la cultura como sector generador de riqueza, se traduce en la existencia de numerosos modelos de clasificación de las ICC adoptados por distintas organizaciones internacionales, instituciones y gobiernos.

Con el fin de llevar a cabo una caracterización del sector de las ICC en el municipio de Córdoba se han analizado y tomado como fuentes de referencia, entre otros, los siguientes modelos de clasificación y catalogación de las ICC: el Modelo de Círculos Concéntricos, el modelo establecido por la Unión Europea en el Libro Verde para Liberar el Potencial de las ICC, modelos anglosajones como el DCMS o NESTA, el modelo UNCTAD, el modelo de la UNESCO, el modelo de la OMPI, el modelo de la Economía Naranja (BID) o el modelo desarrollado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Energía de Alemania.

La adaptación a la realidad cordobesa a través de un modelo propio ha requerido de una selección y priorización de subsectores culturales y creativos, para destacar el potencial de unos sobre otros teniendo en cuenta la realidad específica del territorio a través de los siguientes criterios clave:

  • Relevancia por parte de los agentes culturales y creativos, según los resultados de las mesas de co-creación y priorización celebradas en julio de 2019.
  • Existencia de masa empresarial dentro del subsector en cuestión.
  • Potencial económico y generador de empleo, según las prospectivas sectoriales y oportunidades a medio y largo plazo.
  • Generación y creación de propiedad intelectual por parte de las empresas del sector.
  • Aportación al desarrollo urbano y a la marca-ciudad, especialmente el efecto multiplicador del subsector para generar riqueza en otras industrias y su asociación a la marca territorial a través de agentes y eventos de referencia.

El análisis de modelos de referencia y el proceso participativo de selección y priorización de subsectores ha concluido en la construcción consensuada y participada de un modelo propio para las industrias culturales y creativas cordobesas, con cinco secciones diferenciadas: (I) Patrimonio Cultural, Industrias Culturales, Industrias Creativas, y Subsectores periféricos; (II) Promoción y Impulso; (III) Infraestructuras; (IV) Cadena de Valor; y (V) Dimensiones de impacto.

PATRIMONIO CULTURAL (MATERIAL E INMATERIAL)

Junto a las artes y la cultura, el patrimonio suele estar en el centro de los modelos que se basan en círculos concéntricos. En el caso del modelo UNCTAD ocupa un lugar central y está compuesto por Expresiones Culturales Tradicionales y Sitios Culturales. El modelo de la UNESCO, por su parte, lo califica como “herencia cultural”.

En el proceso de co-creación de un modelo propio para Córdoba, se reconoció de forma unánime su importancia, como fuente de la que emanan otros subsectores culturales, máxime cuando la ciudad de Córdoba posee cuatro nombramientos de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO, además de dos compartidos con otros territorios. De ahí que ocupe un lugar central y preponderante en el modelo.

SUBSECTORES CULTURALES

Para la elaboración del modelo se han considerado como subsectores culturales aquellos de naturaleza no industrial, que producen bienes y servicios con el fin de ser consumidos in situ (un concierto, una exposición, etc.), o bien con el fin de reproducirlos de forma masiva y explotarlos (un disco, un libro, etc.). Se trata de bienes o servicios que incluyen o transmiten expresiones culturales, y que concentran una gran cantidad de propiedad intelectual y derechos de autor, independientemente del valor económico que puedan tener.

En el caso del modelo de Córdoba y como resultado del proceso participativo de co-creación, se han incluido los siguientes subsectores culturales:

SUBSECTORES CULTURALES CON ALTO POTENCIAL

  • Reconocidos e incluidos en modelos internacionales
    • Música
    • Artes Escénicas
    • Artes Visuales
  • Propios del territorio
    • Flamenco (relacionado con Música y Artes Escénicas)
    • Arte Ecuestre (relacionado con Artes Escénicas)
    • Fotografía (dentro de las Artes Visuales)
    • Arte Floral (dentro de las Artes Visuales)
    • Tauromaquia / Neotauromaquia

OTROS SUBSECTORES CULTURALES DE INTERÉS

  • Reconocidos e incluidos en modelos internacionales
    • Editorial
    • Audiovisual / Multimedia
  • Propios del territorio
    • Poesía (dentro del Editorial)
    • Juegos de Mesa (dentro del Editorial)
    • Cine (dentro del Audiovisual / Multimedia)
    • Escultura (dentro de las Artes Visuales, con mención especial a la imaginería religiosa)


SUBSECTORES CREATIVOS

En el modelo, las Industrias Creativas quedan circunscritas a aquellos subsectores que utilizan la cultura como un input para la producción de bienes y servicios de carácter funcional. Su cercanía al mercado y el fin comercial de su naturaleza, por lo tanto, es mayor que el de los subsectores culturales.

En el caso del modelo de Córdoba y como resultado del proceso participativo de co-creación, se han incluido los siguientes subsectores creativos:

SUBSECTORES CREATIVOS CON ALTO POTENCIAL

  • Reconocidos e incluidos en modelos internacionales:
    • Alta Gastronomía
    • Moda (incluye complementos de moda)
    • Artesanía
    • Contenidos Digitales
  • Propios del territorio
    • Joyería (dentro de Artesanía)
    • Software y apps (dentro de Contenidos Digitales)

 

OTROS SUBSECTORES CULTURALES DE INTERÉS

  • Reconocidos e incluidos en modelos internacionales
    • Industrias de la Lengua
    • Arquitectura
    • Diseño
    • Videojuegos
    • Marketing y publicidad
  • Propios del territorio
    • Cerámica (dentro de Artesanía)
    • Marroquinería (relacionado con Artesanía y Moda)


SUBSECTORES PERIFÉRICOS

Los subsectores periféricos incluyen aquellas actividades que si bien no forman parte de las industrias culturales y creativas, sí que dependen de éstas en distinto grado para su desarrollo. Es decir, son industrias conexas con las que las ICC crean sinergias que contribuyen al desarrollo económico y social de un territorio.

En el caso del modelo de Córdoba y como resultado del proceso participativo de co-creación, se han incluido los siguientes subsectores periféricos:

  • Smart Agro, sobre todo en relación con las investigaciones de la Universidad de Córdoba y su conexión con industrias creativas (realidad virtual, software y apps, etc.).
  • Biotecnología, igualmente en relación con las investigaciones de la Universidad de Córdoba y su conexión con industrias creativas (realidad virtual, software y apps, etc.).
  • Nuevos materiales.
  • Hardware
  • Turismo

PROMOCIÓN E IMPULSO

En la sección de Promoción e Impulso del modelo se insertan agentes transversales que afectan de forma positiva al ecosistema de industrias culturales y creativas:

  • Formación y capacitación. La UNESCO considera a la Educación y la Capacitación como dominios transversales que afectan al sector ICC. Se insertan aquí por lo tanto entidades de enseñanza media y superior, así como organizaciones orientadas a la formación continua, que integran temáticas relacionadas con las ICC en sus programas de estudios.
  • Promoción empresarial y emprendimiento. Instituciones públicas y organizaciones privadas entre cuyos fines está el impulso de las empresas que conforman el sector creativo así como la promoción de ecosistemas de emprendedores relacionados con esta industria.
  • Gestión y regulación. Organizaciones e instituciones a cargo de establecer normativas y regulaciones que afectan al sector de las ICC.
  • Protección y conservación. Entidades públicas y privadas que aseguran la protección y conservación particularmente del patrimonio cultural.
  • Financiación y mecenazgo. Instituciones y organizaciones públicas y privadas que forman la oferta de financiación para los agentes del sector de las ICC.

INFRAESTRUCTURAS

En la sección de Infraestructuras se insertan los espacios físicos de naturaleza cultural y/o creativa, a disposición de los agentes sectoriales para la promoción e impulso de sus actividades a lo largo de la cadena de valor:

  • Archivos, Repositorios y Bibliotecas. Infraestructuras orientadas a dar cabida a repositorios de bienes culturales, para la conservación y consulta.
  • Centros de Producción y Creación. Infraestructuras orientadas al fomento de la creación y producción de bienes culturales y creativos.
  • Centros de Exposición. Museos, centros de exposiciones, galerías y otras infraestructuras enfocadas a hacer llegar a la sociedad bienes culturales y creativos.
  • Otros Espacios Culturales y Plataformas Creativas.

CADENA DE VALOR

La cadena de valor es la sucesión de actividades clave que va desde la creación del bien o servicio cultural/creativo, hasta su llegada al usuario o cliente objetivo. En el caso de las Industrias Culturales y Creativas, su cadena de valor ha sido conceptualizada e incluida en algunos modelos, como el de la UNESCO o de la OMPI, estando compuesta de forma esencial por las siguientes fases:

  1. Conceptualización / Creación
  2. Producción
  3. Distribución / Intermediación / Comercialización
  4. Consumo / Exhibición / Participación

La inclusión de la cadena de valor en el modelo añade una perspectiva complementaria a la selección y priorización de subsectores culturales y creativos, poniendo el foco en las actividades concretas desarrolladas por cada uno de los agentes dentro de cada subsector, además de en las posibilidades de clusterización y especialización territorial.

DIMENSIONES DE IMPACTO

El proyecto ESSnet Culture de la Comisión Europea determinaba que a nivel estadístico, las actividades culturales influyen principalmente en las siguientes dimensiones: (I) Economía; (II) Empleo; (III) Consumo; (IV) Financiación; (V) Participación social.

Mediante su inclusión en el modelo se pretende añadir una dimensión complementaria a la cadena de valor, orientada a conceptualizar la influencia e impacto de las actividades llevadas a cabo en el sector ICC de cara a la sociedad.